fbpx

Plataformas inmersivas y su impacto positivo en la educación

Por: Camilo Caicedo

¿Sabía usted que a través de la realidad virtual retenemos el 90% de las experiencias que vivimos, un porcentaje muy superior si las viéramos o leyéramos? Es precisamente este tipo de cifras las que hacen de las plataformas inmersivas una herramienta ideal para llevar a cabo procesos de aprendizaje.

Y aunque la pandemia aceleró diversas etapas de la transformación digital para el sector de la educación, el uso de tecnologías inmersivas ya era una tendencia que llegaba con fuerza, puesto que le permite a los profesores y alumnos interactuar en un entorno activo y flexible, muy similar a como se da en aula de clase presencial.

Potencialidades del entorno virtual para las instituciones

Como ya es conocido, uno de los principales beneficios que permiten las plataformas inmersivas, está relacionado a la superación de las barreras geográficas. Al no haber limitantes de tiempo o espacio, las instituciones educativas pueden ampliar la cobertura de servicios y los estudiantes, acceder a educación de alta calidad sin asumir los altos costos de traslados, alojamientos, entre muchos otros. Precisamente la Unesco calcula que hacia el 2025, la demanda de la educación, únicamente universitaria, incrementará a unos 80 millones de personas, por lo que han señalado que la única forma viable de cubrirla es a través de la educación digital. 

En ese mismo sentido, estos escenarios en línea abren un mundo de posibilidades para la inclusión. Se imagina la experiencia, por ejemplo, para un estudiante con limitaciones de movilidad. Ingresar a un entorno virtual, en el que será representado por un avatar, con igualdad de condiciones a las de sus compañeros, marcaría totalmente la diferencia en su experiencia universitaria. 

Países como Colombia, son cada vez más conscientes de la importancia de integrar plataformas inmersivas dentro de sus servicios.  Según el Ministerio de Educación, 500 instituciones pasaron de la educación presencial a la virtual debido a la emergencia sanitaria, número que con seguridad seguirá en aumento, si toman en cuenta los intereses de su público, y con esto me refiero a las tendencias expuestas en el estudio realizado por .CO Internet y el Centro Nacional de Consultoría, en que él asegura que aplicar a programas de formación online es el cuarto mayor uso de internet entre personas de 17 a 70 años en el país. 

En efecto, reconocidas instituciones de educación en Colombia, ya le han apostado a plataformas virtuales para dar continuidad a sus procesos académicos, entre ellas, El Politécnico Gran Colombiano, La Universidad Distrital Francisco José de Caldas y la Universidad San Buena Buenaventura; esta última quien vivió la experiencia a través de Penta Cosmos, la plataformas más robusta en Colombia para experiencias inmersivas en 3D; encontrando que la apropiación de los conceptos se da de forma más sencilla en estos escenarios gracias al elevado nivel de participación del estudiante. 

¿Beneficios estudiantes y docentes?

Y aunque quizás lo desconozca, las plataformas inmersivas para la educación comienzan a ser objeto de estudio para los investigadores. Hasta el momento, se han encontrado importantes avances para el sector, entre lo más destacados, que los estudiantes presentan mayor motivación al estudiar en un mundo simulado, pues les recuerda uno de sus hobbies favoritos como lo son los videojuegos. Así mismo, la integración del alumno en su aprendizaje con la experiencia se da de forma óptima, haciendo que los tiempos de aprendizaje se reduzcan considerablemente, facilitando la labor del docente. 

Plataformas inmersivas vs otras herramientas

Seguramente si usted trabaja en el sector de la educación se preguntará si la experiencia es la misma en una plataforma inmersiva frente a otras herramientas como moodles, canvas o clases por Zoom, y la respuesta es no.

En una plataforma virtual inmersiva, el docente cuenta con todas las herramientas de un salón de clase real, haciendo que el proceso no se dé de forma monótona; a esto se le suma la posibilidad de utilizar elementos de la realidad aumentada que se traducen en más recursos pedagógicos, permitiendo desarrollar nuevas competencias en el alumno. 

Y aunque una plataforma como zoom le permite transmitir el conocimiento, lo que marcará la diferencia en el proceso de absorción del conocimiento en su estudiante es el nivel de realidad e interacción que sólo podrá encontrar en plataformas inmersivas. En adición, el tiempo de concentración del estudiante es mucho mayor en un escenario inmersivo, pues el alumno podrá asistir a su salón de clase, interactuar con sus docentes, desarrollar proyectos en grupo e incluso tener momentos de integración como un partido de fútbol o una caminata por el parque, tal como se daría en su campus universitario.  

Para concluir, me gustaría resaltar que el mercado mundial del e-learning crecerá anualmente del 7,6% al 9,6 % durante el 2020 y se mantendrá en aumento cada año, demostrando que el componente virtual tomará más fuerza, por ello de cada institución dependerá ofrecer una experiencia más o menos enriquecedora para sus estudiantes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Camilo Caicedo

CEO – Penta Marketing
Especialista en marketing experiencial y estrategia omnicanal